Ingredientes Elaboración Ver receta principal

Receta de Tarta de queso con gelatina

La tarta de queso, en todas sus modalidades (con gelatinas de fresa, frutos silvestres, etc.) es una de los postres más célebres y conocidos de EE.UU., especialmente de la ciudad de Nueva York. Sin embargo, sus orígenes, aunque mucha gente no lo sepa, se remontan primero a los griegos y después al Imperio Romano, que adaptó la tarta de queso a su gastronomía.

No fue hasta el siglo XVIII cuando los primeros colonos europeos trajeron a Norteamérica la preciada receta de tarta de queso, que reconvertida según los gustos norteamericanos, se ha convertido en uno de los postres más internacionales que podemos encontrar en cualquier carta, y que hace las delicias de todos.

Receta de Tarta de queso con gelatina

Tarta de queso con gelatina

Ingredientes para Tarta de queso con gelatina

  • 100 gr. de mantequilla
  • 200 gr. de galletas tipo María o Digestive
  • 500 gr. de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 150 gr. de azúcar
  • 50 gr de harina
  • 1 sobre de gelatina neutra Royal o similar
  • Medio bote de leche condensada
  • Agua según se necesite
  • 150 gr. de nata fresca
  • 4 huevos
  • Ralladura de un limón
  • Unas gotas de esencia de vainilla
  • Mermelada de frutos rojos (mora, frambuesa, grosellas…)

Cómo hacer Tarta de queso con gelatina

  1. Derretimos la mantequilla en el microondas
  2. Machacamos las galletas, podemos usar una trituradora o en un trapo de cocina las incorporamos, las envolvemos y las machacamos con la ayuda de una cuchara o un rodillo. Después, añadimos por encima la mantequilla derretida
  3. En un molde grande repartimos la mezcla y apretamos bien contra el fondo con una cuchara sopera. Después, introducimos la mezcla en el frigorífico mientras preparamos la crema de queso.
  4. En un recipiente introducimos dos envases de crema de queso (Philadelphia o similar), añadimos medio bote de leche condensada y mezclamos todo bien con una batidora. Metemos en la nevera.
  5. En otro recipiente, introducimos un sobre de gelatina neutra Royal, añadiendo una tacita de agua fría. El resto del agua (un vaso y medio) lo ponemos a fuego fuerte hasta su ebullición.
    Retiramos el agua caliente y la incorporamos a la gelatina, removiendo bien hasta que se haya disuelto la mezcla.
  6. Echamos en un cazo la confitura o mermelada y 2 cucharadas de agua. Calentamos de manera suave hasta que se forme un sirope. Echamos la gelatina, removiendo bien, y dejamos reposar
    Apartamos del fuego y en el mismo recipiente donde está la tarta de queso ya fría echamos el sirope de manera homogénea (como está líquido es bastante fácil) e introducimos de nuevo en el frigorífico.
  7. Dejamos enfriar en la nevera unas dos horas y ¡lista para disfrutar!

 

Trucos y consejos para tu tarta de queso con gelatina

Esta tarta acompaña muy bien de helado de vainilla o bien de nata montada.


Las confituras de fresa, frambuesa, o moras son ideales para crear una buena gelatina para la superficie de la tarta de queso.

¿Te ha sido útil esta receta?
¡Gracias por tu ayuda!
¿Cómo podemos mejorarla?

Ver más recetas de Tarta de queso